Propicia el trabajo colaborativo, ayuda a desarrollar el pensamiento crítico, fomenta el sentimiento de pertenencia, aumenta la motivación… Estos son algunos de los beneficios del movimiento maker en el entorno educativo. El docente Alfredo Miralles explora en este artículo sus características y su potencial como pedagogía emergente.

Autor: Alfredo Miralles

Enlace al texto